Ana + Antonio


Ana y Antonio se casaron en Álora, Málaga, en el Santuario Nuestra Señora de las Flores. Pero antes del gran día, tenemos que retroceder un poco en el tiempo para el comienzo de su reportaje.

La sesión de Preboda.

Trabajamos una sesión de preboda para tener nuestro primer contacto y conocernos. Antonio es amante de los caballos así que  ya teníamos la temática para hacer del reportaje una historia real sin necesidad de actuación y sin tener que recurrir a poses. En la Ganadería La Garrocha, Antonio preparaba a su caballo mientras Ana vestía a su niño. Fue una sesión muy productiva y de la que estoy muy contento de los resultados.

Llegó el gran día.

La semana anterior a la boda había llovido bastante, pero  amaneció despejado y con buena temperatura. Empezamos con buen pié este maravilloso día. En Alhaurin el Grande, Málaga, Antonio reunía a su familia y amigos en una gran mesa del porche, donde todos hablaban y tomaban un picoteo. Entre risas y anécdotas llegaba la hora de prepararse.

Mientras, en Álora hacía lo propio Ana. Poco a poco sus amigas iban llegando para ayudarla a vestirse y alguna que otra lágrima se escapaba al asomarse a la puerta de la habitación de Ana.

El tiempo que de momento iba en primera marcha, metió la quinta y se nos vino encima a gran velocidad. Así que salimos en dirección al Convento de Flores, donde tendría lugar el enlace.

Ana María llegaba en coche de caballos y su silueta aparecía al contraluz por la puerta del convento cogida del brazo de su padre. Antonio no parpadeaba mientras ella acortaba la distancia. Poco tiempo después, el aplauso rompió el silencio y ya eran marido y mujer.

Cante a la salida de la ceremonia, tormenta de arroz y dos palomas que salían de manos de los novios los ponían en contacto con el cielo azul de ese 27 de Octubre.

La entrada a la celebración fue un espectáculo. Un pasillo de caballos y sus jinetes daban paso a la pareja al salón del Restaurante Los Caballos en Álora.

Llegaba la cena y el corte de la tarta. Finalmente los novios bailaban rodeados por un coro de manos enlazadas y de pronto, comenzó la fiesta!!!.

Para finalizar el reportaje de boda.

Para la sesión de postboda, la pareja eligió como escenario el Castillo de Gibralfaro. Es un balcón desde donde se divisa toda Málaga. Como fotógrafo de boda en Málaga, es un lujo observar la ciudad a vista de pájaro y desde un ángulo privilegiado