Carmen + Víctor

 


Llegó el día de la boda en Málaga de Carmen y Víctor. Tenía muchísimas ganas porque en las conversaciones previas me habían transmitido su gran entusiasmo. En primer lugar tocaba prepararse como es debido. Su concentración hacía parecer que estaban tranquilos, pero nada mas lejos de la realidad. Durante los preparativos el tiempo transcurría en silencio a golpe de agujas de reloj.

Seguidamente era hora de partir para la Iglesia de La VictoriaAllí Víctor la esperaba en el altar con ojos brillantes. Un poco mas tarde, la silueta de la novia y el padrino aparecieron al contraluz por la puerta de la iglesia. Inmediatamente los ojos de Víctor se llenaron de lágrimas y comenzaba así una ceremonia muy emotiva.

A ambos les gustaba la idea de hacer sus fotos de boda por el centro de Málaga y eso fue lo que hicimos sin demora para aprovechar toda la luz que nos ofrecía el día. Finalmente, nos dirigimos a la celebración en Jardines del Trapiche, en Vélez-Málaga. Entre abrazos, risas, fuegos artificiales y baile culminó lo que fue una boda preciosa.

Para terminar,  planificamos una postboda en Marbella entre el campo y la playa. Combinando una buena luz, con unos exteriores espectaculares y unos novios con una predisposición brutal 😀 conseguimos los resultados que habéis podido ver en la galería.


 

Ruben + Cayetano


Recién estrenado el verano, tuvo lugar la boda de Cayetano y Rubén. Durante los preparativos, ya sea por descuido o por la emoción del día, dejaron al descubierto su identidad secreta… ¡estaba ante Superman y Flash!. Superman esta vez, con más tranquilidad y con más espacio que en una cabina telefónica, se vestía con un traje especial diseñado para la ocasión.

Flash se vistió despacio… a su manera. Tuvimos que repetir 7 veces la toma, para capturar una sola fotografía del proceso, ya que a la vista solamente se veía un borrón y era difícil trabajar con la fuerte corriente de aire que movía violentamente las cortinas y hacía vibrar los cristales de las ventanas.

La hora se acerca, y los novios deciden llegar a la ceremonia en coche. Un imponente mustang descapotable de color rojo.  Así sus superpoderes no serían el centro de atención y motivo de conversación en la boda.

Acostumbrados a un sinfín de situaciones límite y emociones, Cayetano y Rubén demostraron que los superhéroes también lloran, aunque solo sean unas pocas veces. Esa emoción se propagó con una enorme onda expansiva a través de todos los invitados.

Poco más tarde llegó la esperada fiesta. Hora de celebrar y no dejar nada para el día siguiente. Entre abrazos y muestras de cariño de los suyos las horas se hacían más y más cortas.


 

Isa y Jose


Debo admitir que tengo debilidad por esta pareja. Isa y Jose me eligieron como su fotógrafo de bodas sin tener la mas mínima duda. Siempre me hicieron sentir ser una parte especial y esencial de su gran día.  Por este motivo, mi exigencia ante cualquiera de sus sesiones tenía que elevarla al máximo.

En primer lugar llegó su preboda en el Pantano del ChorroAhí me di cuenta de que no estaba equivocado ante la buena energía que sentí al conocerlos y de que había tenido mucha suerte de que me eligieran como su fotógrafo.

La boda tuvo lugar en el pueblo malagueño de Álora. En la Parroquia Nuestra Señora de la Encarnación. Mas tarde, la celebración se realizó en Hacienda Los Conejitos, también en Álora.

Finalmente para su postboda, nos dirigimos al precioso paraje malagueño de la Playa del Peñón del Cuervo, donde pusimos el broche merecido a su  reportaje de boda.


 

Javi y Ale


A la hora de trabajar un reportaje o una sesión, procuro que mis fotografías expongan lo que no se ve a simple vista. Parece una contrariedad, que un medio visual como la fotografía pueda mostrar lo invisible. Es un imposible… pero como os dije al principio, es lo que procuro.

La emoción se traspasa la foto hasta dentro del observador cuando siente esa energía. Es una energía que realmente no se ve, pero conecta. La sesión de preboda es maravillosa para observar, investigar y si hay suerte,  sentir estas energías y no me toméis por loco…  están ahí porque me dedico a intentar fotografiarlas y alguna vez casi lo consigo.

No vi la conexión en las risas, ni mientras hablaban, porque aun estaban nerviosos y algo incómodos al comienzo. Pero les pedí que se olvidaran de todo, que no pensaran, que dejaran la mente en blanco y solo tuvieran en mente el camino recorrido hasta ese preciso momento. De pronto surgió un abrazo y esa energía se propagó de golpe como si de una onda expansiva se tratase. Ahí estaba lo que buscaba!!

De pronto estamos inmersos en el “gran día”. Dos trajes cuelgan de una lámpara y ellos se preparan para celebrar su amor rodeados por completo de gente que también los aman.  Y es que como fotógrafo de bodas, estoy acostumbrado a ver a los novios bien cuidados y rodeados de los suyos,  pero nunca tanto como en la boda de Ale y Javi.

La ceremonia y celebración posterior tuvo lugar en la Hacienda Los Conejitos, de Álora. Una ceremonia de gran fuerza y emociones.

Un poco más tarde,  la entrada a la celebración fue un espectáculo. Los novios hicieron el camino a la mesa bailando y todo el mundo se puso en pié a bailar entre risas y aplausos. Fue el comienzo de una fiesta que casi no tendría fin.

Para concluir y cerrar su reportaje, decidimos trabajar una postboda por el centro de Málaga y Muelle uno. Eso sí, rodeados de su gente más próxima para devolverles de esta forma todo el cariño que recibieron el día de su boda. La verdad es que es un verdadero lujo ser fotógrafo de bodas en Málaga. Os puedo asegurar que tenemos algunas de las mejores localizaciones de toda España.