Inma + Pablo


Los Preparativos de la boda en Antequera.

Después de la preboda que realicé junto a ellos en Granada, Inma y Pablo me dejaron claro que había mucha historia detrás de sus miradas. Llegó el día para celebrar su unión, su amor y su compromiso. Llegó el día de la boda y el sol de Antequera apretaba, no ahogaba, pero apretaba lo suyo.

Nervios por dentro y tranquilidad por fuera, así se resume el estado de Pablo en los momentos previos al “Si quiero”. Inma tranquila hasta nuestra llegada, ya que el anuncio de la presencia de fotógrafo y videógrafo es siempre una especie de pellizco, una demostración empírica de que lo que ocurre no es ningún sueño, está sucediendo y además está sucediendo ahora. Inma realizaría todos sus preparativos en el Parador de Antequera.

Los nervios transcurren como la marea, con sus picos y valles. Peinado, maquillaje, vestido, zapatos, velo y tocado… la secuencia que voy registrando en compañía de otros ojos que brillan y demuestran en silencio que la quieren.

En la Iglesia del Carmen en Antequera, los invitados miran hacia la puerta esperando la llegada de Inma. Entre un leve murmullo, recorre el pasillo del brazo de su padre que con orgullo y visiblemente emocionado la entrega a su futuro esposo. Salen del brazo camino a la puerta de la iglesia dejando atrás el recuerdo de una preciosa ceremonia y el aplauso de todos sus familiares y amigos.

Celebración en Hacienda La Capilla, Mollina.

Llega el momento de la celebración. Allí, mucho más relajados, Inma y Pablo hablaban con los suyos y comenzaba una fiesta con más regalos recovecos y sorpresas que he visto yo en mis años como fotógrafo. A los regalos a los abuelos, se sumaban los de los padres, hermanos y amigos. También un bingo y un sorteo. Finalmente el baile con un broche de fuegos artificiales y un juego de preguntas que animó bastante la fiesta 😀 .